• El candidato de Cs Melilla al Senado asegura que Melilla no puede esperar más tiempo para resolver los problemas de gestión, personal y recursos que PP y PSOE no han solucionado en los últimos 15 años

Una sanidad completamente abandonada a su suerte, servicios de urgencia y obstetricia permanentemente colapsados y una plantilla de médicos, enfermeros y auxiliares insuficiente son solo 3 de los muchos problemas que Melilla ha heredado del bipartidismo en la última década. Años enteros de mala gestión, de colapsos, de agresiones a profesionales, de falta de control sanitario en la frontera completan un panorama devastador de la sanidad melillense, que necesita nuevas políticas, nuevos compromisos y, sobre todo, nuevas personas.

Los candidatos de Ciudadanos al Congreso y al Senado por Melilla, Mª Luisa Díaz, Justo Sancho-Miñano y Julia Juan, se reunieron ayer con representantes del sindicato médico de Melilla para escuchar una larga lista de demandas que ni PP ni PSOE han solucionado en los últimos 15 años, en parte también por la poca implicación del anterior gobierno de Juan José Imbroda, que, ni como presidente ni como senador, consiguió que Melilla recibiera un trato proporcionado a la grave situación que sufre.

Acompañados de los candidatos suplentes, Francisco Sánchez, José Robles, los representantes de Ciudadanos se sorprendieron al escuchar datos “escalofriantes” como la baja inversión o la ratio de camas y médicos por habitante. “Es heroico trabajar en esas condiciones tan lamentables. Que se siga dando una buena atención sanitaria es un milagro y se lo debemos exclusivamente a los grandes profesionales que tenemos”, ha declarado Sancho-Miñano, que conoce de primera mano los serios problemas de la sanidad melillense.

“Solo gracias al esfuerzo de los profesionales (el nivel de absentismo es el más bajo de España) sobrevive la Sanidad en Melilla, pero no se puede hacer política a costa de la salud y la vocación de los trabajadores”, añade María Luisa Díaz.

Como dato, mientras en el resto de España, la sanidad representa el 10% del PIB, en Melilla se invierte tan solo el 5,5% (la deuda que la Administración arrastra con Melilla asciende a 800 millones de euros), y tiene 200 médicos menos de lo que corresponde a una ciudad de 100.000 habitantes. En cuanto a camas hospitalarias, exceptuando las asignadas a extranjeros, el Hospital Comarcal tiene solo 122 para una población de 85.000 habitantes. Cifras que necesitan una revisión urgente por parte del gobierno que salga de las urnas.

El momento del cambio ha llegado

Los tres candidatos de Ciudadanos han coincidido en la necesidad de cambio. “Melilla no puede repetir otra vez los errores del pasado. Arrastramos cifras peores que las de países como Camerún o Haití, y no queremos ni más, ni menos de lo que nos corresponde. Necesitamos un gobierno que trabaje de verdad y defienda los intereses de nuestra ciudad con hechos, no con promesas. Y ese gobierno solo puede ser el de Ciudadanos”, destaca Mª Luisa Díaz.

Para Ciudadanos, la educación y la sanidad son pilares fundamentales de nuestra sociedad, y la regeneración una de las banderas más importantes del partido. Por ello, la despolitización de la Sanidad Pública, el fin de los “dedazos” en INGESA o las convocatorias públicas por mérito y capacidad (no por afinidad política) serán medidas contempladas en el ideario naranja para el 10N.